18.9.16

las manos


¿Y si nos pensamos con las manos? Si olvidamos los ojos y los oídos y las obligaciones y nos pensamos como los animales, como las fieras. Y si pensamos en lo suave del cabello, en los párpados que caen tranquilos, en la piel que se quema y en las carreteras que dan al mar con coros de voces quemadas por el whisky y guitarras dolientes y abismos.

¿Y si nunca nos hacemos mayores y no nos pesa el paso de los años? Y si decidimos que aquí y ahora es el mejor momento para que no nos importe el Ébola, ni el trabajo, ni las obligaciones y nos dedicamos a poner un stop en la vida y a crear un momento nuestro, ahí, sin nada más. Fugaz, que se termine, pero que nos abrase por dentro y nos haga acercarnos un poco más a lo que siempre hemos soñado en convertirnos.

Y si no existieran los relojes, ni los deberes, ni las cadenas que nos amansan y nos atan a la vida. ¿Echaríamos a volar, entonces?¿Nos iríamos así, despacio, mecidos por la brisa? Pensaríamos en los águilas, en los tiempos de amnesia obligatoria y no sería necesario recordarnos que todos los dioses están esperando para deleitarse en nuestro caos.

¿Y si la piel fuera suficiente?¿Y si volviéramos a ser los gatos sucios que fuimos algún día, y si la ley solo estuviera hecha por el placer que supone romperla y quebrar sus huesos? Qué ocurriría entonces, si no nos importara el ser hermanos, el ser hijos, el ser padres, qué sucedería si tú y yo nos dedicáramos a pensarnos con las manos y no hubiera más lunes por la mañana ni más domingos de resaca.

¿Y si, de golpe, no nos fuera necesario más que vivir para estar vivos?

¿Seguiríamos teniendo miedo entonces?


No hay comentarios:

Publicar un comentario