23.8.16

necesito drogas y amor






Me pregunto, corazón,
si en este mundo raro
habrá un lugar para los dos
donde terminar juntitos
con seis cervezas de más
y batallitas de jueves universitarios. 
Cargamos a nuestras espaldas
con todo el amor del mundo
y lo regalamos a cualquiera que pasa
y que pide el perdón adecuado.
Tengo solos de guitarra 
que me muerden los oídos
y canciones de Extremoduro
que le ponen nombre a cosas feas
que nos hicimos.
Podemos culminar el crimen,
devorarnos a sorbitos las entrañas,
¡ay, corazón, qué manera de escaparnos!
De seguir carreteras secundarias. 
Como si no se nos hubieran colado nunca
más de dos y más de tras amaneceres en la cama
con sus sonrisas de niñas y su pelo rubio
y su manera de perderse en los tres tequilas
que les derritieron el corazón.
Alma mía, vida mía,
necesito drogas y amor para entenderme,
necesito seguir la trayectoria de las nubes para encontrarme,
necesito hacer como que sigue mereciendo la pena
buscar tu sonrisa,
echarte de menos,
aunque nunca hayas estado.