23.10.17

¡Equino de mis entretelas!



¡Poni! caballo chiquitito con las patas gordas, ¡Poni!
las mueves muy deprisa cuando galopas. Mucho mas facil para montar que un caballo de tamaño normal ¡Poni! metro y medio mides tu ¡Poni! melenas claramente desproporcionadas ¡Poni! son suaves y sedodas da gusto peinarlas horas y horas podria estar con un cepillo de desenredar.


El otro día fui a un concierto de Los Gandules y pensé que ahí estaba el humor y no en los monólogos de Dani Rovira, que lleva desde que empezó repitiendo los mismos chistes sobre ser andaluz y, jajaja, lo divertido que es eso. Me gusta reírme y no me gusta que consideremos que Goyo Jiménez, repitiendo por enésima vez un monólogo calcado al de los americanos, es un señor que sabe de humor. Me molesta. Me molestan los típicos chistes de gordos y empollones y de lo que dicen o no las madres cuando eres pequeño. Me molestan los chistes de negros, de maricas, de bolleras así, en general, pero me molesta aún más que los que los hacen se llamen a si mismos políticamente incorrectos. No es como si estuvieran contando los mismos chistes que hacía el abuelo Manolo en el bar, o los que hace tu padre con sus amigotes al salir del trabajo. Vale que te puedes reír de lo que tú quieras. Pero a veces te ríes de cosas que son una puta mierda y tampoco me parece mal decirlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario