11.9.16

Tu concepto
y mi concepto
en conflicto.
Escribías "estoy solo"
en las paredes,
escribías "estoy solo"
en mi vientre
y era tu soledad
-tu triste patología-
que impregnaba mis esquinas
-solo tuyas, nunca mías.