31.8.16

moretón

Apareció en mi piel la sombra cuando ya te habías ido.
El morado y el verde y el azul
todos esos colores absurdos que tú no tenías
y que yo no tenía
ahora estaban brotando.
pensé: a lo mejor no se van nunca,
pensé; a lo mejor es una maldición.
A lo mejor no es solo
el resto de un polvo
especialmente divertido
sino el reproche continuo de que
otra vez
no fuiste tan sincera como habrías querido
ni fueron contigo tan sinceros
como tú te merecías.